IMAGINA

      • Poder comprar ramos de flores para regalar elaborados por un profesional cualificado.
      • Visualizar en vídeo y fotos las flores que componen cada ramo, su montaje, tamaño y embalaje.
      • Disfrutar de una asesoría personalizada en la elección del ramo.
      • Recibir el ramo protegido e hidratado durante todo el viaje con un packaging anti-vuelco.
      • Disponer de una garantía total de satisfacción y servicio post-venta.
      • Y todo ello sin moverte de casa, ahorrando tiempo y esfuerzo.

      AHORA ES POSIBLE

      ¡Ah! Que no me he presentado.

      a

      Soy Bego Pérez, florista de vocación y profesión. Ayudo a las personas a comunicarse transmitiendo sus sentimientos y emociones a través de las flores, encontrando el ramo perfecto para una persona concreta y en la ocasión adecuada.

      a

      ¿Qué cómo he llegado hasta aquí y cuál ha sido mi trayectoria? Pues, si tienes un par minutos te cuento cómo empezó todo hace mucho... mucho....

      AHORA ES POSIBLE

      ¡Ah! Que no me he presentado.

      a

      Soy Bego Pérez, florista de vocación y profesión. Ayudo a las personas a comunicarse transmitiendo sus sentimientos y emociones a través de las flores, encontrando el ramo perfecto para una persona concreta y en la ocasión adecuada.

      a

      ¿Qué cómo he llegado hasta aquí y cuál ha sido mi trayectoria? Pues, si tienes un par minutos te cuento cómo empezó todo hace mucho... mucho....

      .mucho tiempo.

      a

      Tuve la suerte de crecer rodeada de naturaleza, y ya en mi tierna infancia me convertí en el terror de los jardines vecinos: las flores llamaban poderosamente mi atención.

      a

      Mi madre sólo cultivaba un pequeño huerto familiar y algunas plantas, por lo que en cuestión de flores orienté mi atención hacia las casas colindantes. Mis vecinos sufrían mis ataques con cierta diversión al ver a una niña tan pequeña “recolectando” flores en su jardín con tanta delicadeza.

      a

      Años más tarde inauguraron una floristería al lado del negocio familiar que mis padres regentaban.

      a

      ¡Eureka!

      a

      Entre mis estudios de Empresariales y el tiempo que pasaba echando una manita en casa siempre conseguía escabullirme para ir a la tienda de “Chaché” y perderme en aquel mundo que tanto amaba.

      a

      Sí, lo has adivinado, ella fue la culpable de hoy esté aquí. Me inició en el mundo del Arte Floral y me ayudó a descubrir mi verdadera vocación.

      a

      Así que poco tiempo después dije adiós a mis estudios, los sustituí por toda la formación en Florística que tuve a mi alcance y me embarqué en mi primera incursión comercial.

      a

      Desde aquel momento hasta hoy han pasado más de 30 años y varios proyectos más...hasta que un giro del destino hizo que la pasada crisis me golpeara en el momento más delicado de mi vida personal.

      a

      Me vi obligada a abandonar mi negocio y mi mundo.

      a

      Mi vida se desmoronaba, dejar mi profesión me originó un dolor en el alma difícil de sobrellevar.

      a

      Encontré trabajo como comercial en un principio y en una floristería más tarde.

      a

      Pero igual que las cabras tiran al monte, la emprendedora que llevo dentro bramaba por salir. Mi cabeza no paraba de darle vueltas al proyecto inconcluso que había sepultado en el último rincón de mi memoria.

      a

      La idea de un negocio que llevaba años proyectando volvía a inflamarse dentro de mi mente y ya nada podía pararla. Me sentía como una bola de nieve en lo más alto del Everest y ... ¡ya había empezado a rodar cuesta abajo!.

      a

      ¿Qué de qué idea estoy hablando? (bueno, van a ser algo más de dos minutos).

      LA IDEA

      Hace unos doce años hablaba con un amigo ¡Hola Carlos!. Él y su mujer son programadores freelance y expertos en el mundo e-commerce.

      a

      Durante la conversación me espetó la siguiente frase: “en breve, si no tienes presencia en internet no existes”; (primera bofetada), para después concluir: “deberías plantearte vender online, puedes enviar flores a cualquier parte de España. Imagínate el futuro”.

      A

      ¡VENDER ONLINE!

      a

      Mi cabeza echaba humo. No podía creer lo que me estaba diciendo.

      a

      ¿Cómo iba a enviar un ramo de flores, un producto tan delicado dando tumbos en una caja, sin hidratación?, a saber cómo llegaban a destino. ¿Te imaginas que te digan algo así en el escenario internauta de hace doce años?

      a

      ¡Como si me invitaran a viajar a Marte!

      a

      Ni hablar. Me cerré en banda.

      a

      Pero la idea giraba vertiginosamente en mi cabeza. Si fuera posible, si encontrara un método fiable sería fantástico.

      Lo que más llenaba mi alma por encima de todo dentro de mi profesión era ver cómo los clientes se iban felices con un ramo de flores que acababan de comprar..

      a

      Saboreaban en su mente la reacción, la sorpresa, la felicidad, la alegría... que se iba a llevar el destinatario de las flores.

      a

      Para mí esa era la razón más poderosa que me llevaba a hacer ramos de flores para regalo.

      a

      Si algo tienen las flores además de su belleza es esa capacidad de acariciar nuestra alma, de llegar a la fibra más sensible de nuestro ser y emocionarnos, llenarnos sutilmente de amor y felicidad.

      a

      Y eso no tiene valor económico. Me gusta decir que yo no vendo flores, vendo emociones. Me siento partícipe y cómplice de esa comunicación.

      Lo que más llenaba mi alma por encima de todo dentro de mi profesión era ver cómo los clientes se iban felices con un ramo de flores que acababan de comprar.

      a

      Saboreaban en su mente la reacción, la sorpresa, la felicidad, la alegría... que se iba a llevar el destinatario de las flores.

      a

      Para mí esa era la razón más poderosa que me llevaba a hacer ramos de flores para regalo.

      Si algo tienen las flores además de su belleza es esa capacidad de acariciar nuestra alma, de llegar a la fibra más sensible de nuestro ser y emocionarnos, llenarnos sutilmente de amor y felicidad.

      a

      Y eso no tiene valor económico. Me gusta decir que yo no vendo flores, vendo emociones. Me siento partícipe y cómplice de esa comunicación.

      Desde aquel momento comencé a vigilar la www en busca de tiendas online. Investigaba qué vendían y cómo desarrollaban su negocio en este medio tan incipiente por aquel entonces.

      a

      Empezé a encontrar tiendas de flores. Una franquicia francesa y una firma española ya desaparecida. Con el tiempo se fueron sumando otras.

      a

      Eso me hizo plantearme la posibilidad de poner mi negocio en internet y “vender emociones online”.

      a

      Ahora solo tenía que encontrar la manera de llevar mis amados ramos de flores para regalar de un sitio a otro, pasando por un servicio de logística que yo no podría controlar, y que tuviera la garantía de que llegaran en perfecto estado a la persona destinataria.

      a

      Necesitaba poder ofrecer a mis clientes esa garantía. Lo contrario no tendría sentido para mí.

      a

      Hasta que dí con lo que tanto buscaba: mi embalage perfeto. Ahora, por fin, tenía la garantía en la mano. Había encontrado el packaging que cumplía la doble función de proteger las flores e hidratarlas en todo momento.

      a

      ¡Mi talón de Aquiles era ya invulnerable!.

      Era hora de poner en marcha la maquinaria.

      a

      Así fue como creé mi marca: ARTEFLORA, dedicada a diseñar, elaborar y distribuir ramos de flores para regalar a través de todo el territorio nacional, (léase: sensaciones, emociones y sentimientos).

      a

      Nueve largos meses de "embarazo", llenos de dudas, miedos, retos, obstáculos y bloqueos, en los que mi familia ha supuesto un apoyo importante y mi refugio durante todo el tiempo. ¡GRACIAS!

      a

      a

      Ahora que mi proyecto ya ha salido a la luz me siento feliz, eufórica y espectante. Estoy contenta con el resultado obtenido pero sé que en unos días buscaré como mejorarlo. Soy de esas eternas perfeccionistas que nunca están satisfechas más que por un breve período de tiempo.

      a

      Te preguntarás qué te puedo ofrecer que no esté ya en el mercado:

      • Una Floristería Online....

      • Con entrega a domicilio en 24h...

      • Un Catálogo de Ramos de Flores....

      a

      Sí. si,...ya...pues un catálogo de ramos de flores que te va a sorprender, en diseño, en flores, en tamaño.

      a

      • Cada ramo está elaborado con todo mi esmero y cariño. Y además:
      • Un ramo exclusivo, fuera de catálogo, que estará disponible solo durante una semana.
      • Un packaging que permite la entrega del ramo como si se acabara de recoger de la floristería.
      • Un vídeo donde podrás ver cómo se elabora cada ramo, qué flores lleva, el tamaño del mismo y cómo lo va a recibir la afortunada/o destinataria/o.
      • Una garantía de satisfacción del 100%.
      • Servicio Post-venta.
      • Todo ello con la calidad que te mereces.
      • Consejos,
      • Trucos,......y muchas sorpresas más.

      a

      Prometo diversión. ¿Te quedas?

      Para que no te pierdas ninguna fiesta sígueme en RRSS

      Producto añadido a la lista de deseos
      Producto añadido para comparar.

      La cookies que utilizo son artesanas y creativas para que disfrutes de un agradable paseo por mi tienda. Si continuas navegando, entiendo que aceptas mis política de cookies.